Noticias y Análisis

EUR

La segunda vuelta de las elecciones francesas causó ayer por la tarde una gran conmoción cuando el sondeo a pie de urna de Ipsos mostró que el partido de Marine Le Pen no sólo iba a quedarse por debajo del número de escaños necesarios para una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, sino que quedaba relegado a serla tercera fuerza política en Francia. Se trata de un cambio radical con respecto a la primera vuelta de las elecciones, en la que la Agrupación Nacional (RN) obtuvo el mayor número de escaños y estaba en camino de convertirse en el partido más grande de la legislatura. Según el sondeo de Ipsos, la alianza entre la coalición de izquierda Nuevo Frente Popular (NFP) y la coalición centrista de Macron, formada para evitar el ascenso de la extrema derecha, resultó eficaz, ya que ambos partidos se hicieron con el mayor número de escaños previstos, 171-187 y 152-163 respectivamente. Aunque esto ha anulado el riesgo de una mayoría de extrema derecha en la Asamblea Nacional, ha dado lugar a un parlamento en blanco, sin ningún partido cerca de los 289 escaños necesarios para obtener la mayoría. La cuestión que se plantean ahora los inversores es cómo avanzar en una Asamblea Nacional dividida. El resultado más esperado es una gran coalición entre el centro-izquierda y el centro-derecha, potencialmente liderada por Glucksmann, arquitecto del NFP y candidato de centro-izquierda. Aunque teóricamente factible si los sondeos a pie de urna son correctos, la falta de puntos en común entre los manifiestos dificultaría la gobernabilidad y haría probable el bloqueo político. Mientras los políticos franceses elaboran los detalles de un acuerdo de este tipo, es probable que el presidente Macron rechace hoy la carta de dimisión del primer ministro Attal, dejándole al frente de un gobierno provisional mientras se forma una coalición efectiva. Con un presupuesto no previsto hasta el otoño y la continuidad probable en Francia bajo Attal y Macron durante las próximas semanas, sino meses, la respuesta del mercado a la noticia ha sido bastante relajada. Los diferenciales de los bonos se han ampliado ligeramente, los futuros de las acciones francesas cotizan medio punto porcentual a la baja en la apertura y el EURUSD cotiza una décima a la baja, en lo que creemos que se trata de una respuesta insignificante a lo que fue un importante acontecimiento de riesgo en Europa en las últimas semanas.

Mientras los líderes de los principales partidos franceses intentan formar un nuevo gobierno, es probable que el mercado vuelva a centrarse en los fundamentos económicos. En el caso del EURUSD, la atención se centrará principalmente en la evolución de la situación en EE.UU., concretamente en las declaraciones semestrales del presidente de la Reserva Federal, Powell, el martes y el miércoles, antes de la publicación del IPC de junio el jueves. La semana pasada, el presidente Powell adoptó un tono más optimista sobre la lucha de la Reserva Federal contra la inflación en Sintra, lo que, junto con una ligera relajación del mercado laboral el viernes, contribuyó a aumentar las expectativas de un recorte de tipos en septiembre. Es probable que la reiteración de esta postura siga pesando sobre el dólar de cara al informe de inflación del jueves, en el que todas las miradas estarán puestas en el IPC subyacente de los servicios. Otra lectura débil debería mantener las expectativas de la Fed en el extremo más pesimista del espectro, proporcionando al EURUSD apoyo para cotizar por encima del nivel de 1,08 a pesar del ruido político.

USD

El dólar cerró la semana pasada un 0,75% a la baja, ya que la combinación de un Powell más optimista y una moderada suavización del mercado laboral estadounidense contribuyeron a elevar las expectativas de que la Fed recortaría los tipos dos veces este año, en septiembre y diciembre, según nuestro caso base. Si esto sigue siendo así o no, lo determinará otra ronda de declaraciones de la Fed, centradas principalmente en el testimonio semestral de Powell ante los legisladores el martes y el miércoles, antes del informe de inflación de junio del jueves. Esperamos que Powell repita su mensaje cautelosamente optimista de Sintra ante los representantes de la Cámara de Representantes y del Senado esta semana. Si esto sigue pesando sobre los rendimientos o no, dependerá de cuánto se apoye Powell en la evidencia de los datos del mercado laboral de la semana pasada, el único dato económico nuevo publicado desde la última vez que tomó la palabra. Como señalamos la semana pasada, el informe de nóminas alcanzó la temperatura perfecta para que los mercados se sumaran a las apuestas de flexibilización de la Fed, con las nóminas privadas sólo moderadamente por debajo y una considerable revisión neta de -111k a los informes calientes de los dos meses anteriores. Si Powell extrae más confianza de los datos, es probable que sus comentarios pesen aún más sobre los rendimientos y el dólar. Poco después de las declaraciones de Powell en Washington, la atención se centrará en los datos del IPC subyacente de junio. Más concretamente, el dato de servicios básicos. El mes pasado, este dato se estancó, lo que aumentó la confianza en que la Fed podría recortar los tipos a finales del tercer trimestre. En aquel momento, atribuimos gran parte de esta situación a la gran volatilidad de los componentes y a factores transitorios. Por tanto, la medida en que la cifra subyacente repunte será clave para la perspectiva de un recorte de tipos en septiembre. El consenso espera que la inflación subyacente se sitúe en el 0,2% intermensual, lo que, de cumplirse, confirmaría la senda prevista por el mercado para la Reserva Federal y mantendría al dólar bajo presión.

GBP

El impacto de las elecciones francesas no se limitó únicamente al euro durante la noche, ya que la libra esterlina también comenzó la semana a la baja frente al dólar, ya que el sorprendente resultado tuvo repercusiones en otras divisas europeas. Aun así, este retroceso contradice los acontecimientos nacionales de esta mañana, en la que el informe REC sobre el empleo ofreció una lectura mixta sobre el estado del mercado laboral británico. Es cierto que las contrataciones permanentes volvieron a caer en junio. Pero los salarios del personal fijo aumentaron al ritmo más rápido desde octubre de 2023, lo que aumenta la perspectiva de que el resistente crecimiento salarial subyacente siga siendo una fuente potencial de presión inflacionista para la economía británica. Aunque en los últimos comunicados del Banco de Inglaterra no se ha hecho tanto hincapié en el crecimiento salarial como a principios de año, el Comité de Política Monetaria sigue dando pasos en la dirección equivocada si pretende recortar los tipos en agosto. Es probable que este último punto sea clave para la cotización de la libra esterlina esta semana, ya que el periodo de restricción del Banco de Inglaterra llega a su fin tras las elecciones británicas. El primer miembro del Comité de Política Monetaria será Jonathan Haskel, que intervendrá a las 18:15 CEST. Dado que Haskel ha votado normalmente con la mayoría a lo largo de su mandato, debería ser una buena indicación sobre el pensamiento central entre los miembros del MPC y cómo han visto los datos en las últimas semanas. Nos inclinamos a pensar que tendrá un sesgo pesimista, basándonos en el tono de la declaración de política monetaria y las actas de junio, en las que el Comité mostró su disposición a examinar los recientes signos de resistencia del mercado laboral. Pero al no haber tenido noticias de los responsables de la política monetaria durante la campaña electoral, existe el riesgo de que los mercados se vean sorprendidos, lo que podría hacer que la libra siguiera cotizando bajo presión si estamos en lo cierto.

LatAm FX

Esta semana los grandes eventos económicos de la región latinoamericana se resumen, a grandes rasgos, en los informes de inflación de junio de México y Brasil. Tras varias semanas con los operadores especialmente atentos al avance del riesgo político interno y externo, la política monetaria ha ocupado un lugar secundario en los mercados como consecuencia de unos mensajes contundentes por parte tanto de Banxico como del BCB tras el reciente enfriamiento de la inflación. No obstante, y teniendo en cuenta los riesgos crecientes de un incremento de inflación importada en épocas de mayor debilidad de las divisas, revelan que, si bien las lecturas de esta semana no serán suficientemente relevantes como para desviar a ambos bancos centrales de sus sendas pre establecidas, si serán un factor a tener en cuenta a futuro.

 

 

Aviso legal
Esta información ha sido preparada por Monex Europe Holdings Limited, parte de Monex S.A.P.I de C.V. («Monex»). El material es únicamente para fines de información general y no toma en cuenta sus circunstancias u objetivos personales. Nada de lo contenido en este material constituye o debe considerarse como asesoría financiera, de inversión o de otra índole en la que se deba confiar. No se ofrece ninguna declaración ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. Todas las entidades del grupo de empresas «Monex» están reguladas para diferentes productos y servicios dentro de las jurisdicciones en las que operan. Los detalles de las respectivas entidades se pueden encontrar aquí. Los detalles sobre el estatus regulado de las respectivas entidades y los productos y servicios disponibles se pueden encontrar en los enlaces correspondientes a la página web de cada jurisdicción.