Noticias y Análisis

La publicación de los datos del IPCA-15 de junio de Brasil hoy despertó cierta atención de operadores y analistas especialmente después de que el Comité de Política Monetaria (Copom) decidiese frenar de nuevo su ciclo de flexibilización. Después de que en la reunión de mayo sorprendiese con un recorte de 25 puntos básicos, a pesar de una orientación explícita hacia un último recorte de 50 puntos básicos, la semana pasada el BCB decidió mantener el tipo Selic en el 10,50% por primera vez en el actual ciclo de recortes.

Detrás de esta decisión, el Copom señaló fundamentalmente a las presiones al alza sobre los precios, con los últimos datos mensuales mostrando que el proceso desinflacionista se estaba desacelerando en el segundo trimestre del año. Con ello, el Comité tomó una decisión arriesgada: anteponer el mandato del Banco para con la inflación a las peticiones de la administración pro-crecimiento de Lula, provocando que potencialmente ambas instituciones volviesen a entrar en conflicto. Con este telón de fondo, y con el consenso apuntando a una significativa intensificación de las presiones inflacionistas entre finales de mayo y principios de junio que respaldasen el reciente giro agresivo del BCB, los datos se quedaron cortos. Si bien esto podría sembrar cierta discordia entre los defensores de “tipos más altos” en Brasil, creemos que tampoco proporciona exactamente un caso firme para recortar en la próxima reunión, especialmente con un voto unánime de mantener hace una semana.

Para que esto cambiase, sospechamos que sería necesaria una reaceleración del proceso desinflacionista notable antes de las vacaciones de verano, lo que no forma parte de nuestro escenario base en la actualidad.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio 15 (IPCA-15) se situó en junio en el 0,39% intermensual, marginalmente por debajo de las expectativas, del 0,44%, y de la media en lo que va de año, del 0,42%. No obstante, en términos interanuales, la inflación general se aceleró hasta el 4,06%, desde el 3,70% registrado en mayo, aunque de nuevo ligeramente por debajo de las expectativas del 4,11%. Según el informe desglosado, siete de los nueve grupos de productos y servicios encuestados aumentaron en junio. Entre ellos, el grupo de Alimentos y Bebidas registró la mayor variación (0,98%) y la mayor incidencia (0,21 pp), seguido de los grupos Vivienda (0,63% y 0,10 pp) y Salud y cuidados personales (0,57% y 0,08 pp). Si bien el IBGE no publica una lectura específica de la inflación de los servicios subyacentes, la inflación general de los servicios se debilitó considerablemente hasta el 0,1% intermensual, aportando sólo 0,03 puntos porcentuales a la inflación general.

Dicho esto, sospechamos que la mayor parte se debió a componentes volátiles, como el transporte, ya que la inflación subyacente general se mantuvo elevada en el 0,34% intermensual en un momento en que la inflación de los bienes industriales seguía siendo débil. En este sentido, sospechamos que el ritmo secuencial de la inflación subyacente de los servicios sigue siendo elevado, lo que justifica el enfoque prudente del BCB.

Si bien creemos que es probable que los responsables políticos encuentren cierto alivio en los datos recientes,  El informe de inflación de junio no contradice necesariamente la última decisión del BCB ni su valoración de que los riesgos para sus previsiones de inflación siguen inclinándose al alza. Estos mismos riesgos llevaron al Copom a revisar al alza por segunda vez consecutiva su escenario de inflación de referencia, del 3,8% al 4,0% en 2024 y del 3,3% al 3,4% en 2025, niveles que los datos mensuales siguen superando. Por lo tanto, a pesar de que los datos son ligeramente inferiores a las expectativas, los riesgos para la inflación subyacente siguen estando sesgados al alza. Esto debería mantener al BCE a la espera durante el verano. En el contexto de la creciente preocupación por la sostenibilidad de la deuda brasileña, la subida de los tipos del BCB debería mantener el temor a que el ministro de Finanzas Haddad incumpla el objetivo fiscal primario este año, con lo que el BCB correría el riesgo de sufrir nuevas presiones políticas para recortar los tipos.

Con el fin de estabilizar el sentimiento de los inversores, sospechamos que esto apoyará aún más el enfoque más cauteloso del BCB, en lugar de aumentar el riesgo de un recorte sorpresa.

Autora:

María Marcos, Analista de Mercado

 

Aviso legal
Esta información ha sido preparada por Monex Europe Holdings Limited, parte de Monex S.A.P.I de C.V. («Monex»). El material es únicamente para fines de información general y no toma en cuenta sus circunstancias u objetivos personales. Nada de lo contenido en este material constituye o debe considerarse como asesoría financiera, de inversión o de otra índole en la que se deba confiar. No se ofrece ninguna declaración ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. Todas las entidades del grupo de empresas «Monex» están reguladas para diferentes productos y servicios dentro de las jurisdicciones en las que operan. Los detalles de las respectivas entidades se pueden encontrar aquí. Los detalles sobre el estatus regulado de las respectivas entidades y los productos y servicios disponibles se pueden encontrar en los enlaces correspondientes a la página web de cada jurisdicción.